free hit counters
Gateway Computer
Free Hit Counters

19 diciembre 2005

Braindead (1992)

Ahora que vuelve a estar de moda por su remake de King Kong (aún no la he visto y aunque me la hayan recomendado fervientemente me sigue dando pavor ir a verla), ahora que todo el mundo conoce al director Neozelandés por la trilogía cinematográfica más famosa de la última década, ahora es el momento de reivindicar sus primeros (y mejores) trabajos, ni remakes, ni adaptaciones tolkinianas, sus más sangrientos inicios donde el bajísimo presupuesto de sus filmes no estaba para nada reñido con las buenas historias que nos supo contar. Yo, antes, era fan de Peter Jackson (al igual que lo era de Sam Raimi) pero en los últimos tiempos me ha ido decepcionando poco a poco y no porque piense que la trilogía de los Anillos sea mala sino porque se aleja bastante del cine al que nos tenía acostumbrados en sus comienzos.

Después de deleitar a los amantes del cine gore más gamberro (en los que orgullosamente me incluyo) con obras como Mal gusto (1987) película en la que Peter Jackson nos muestra la invasión de nuestro planeta de la mano de unos extraterrestres que vienen en buscar de carne humana para abastecer a una hamburguesería galáctica, repetir gamberrada unos años después con la divertidísima Braindead (1992) más conocida en España como Tu madre se ha comido a mi perro (frase sacada directamente de una de las escenas de la película, sin comentarios...) Peter nos trae la película más bella jamás filmada (por él): Criaturas Celestiales (1994) de la cual haré un brevísimo comentario en próximas entradas.
1992 fue el año más sangriento por excelencia y lo digo literalmente ya que Peter Jackson no escatimó en litros y litros (30.000) de sangre para la brutal escena final. Y es que ahora con un presupuesto más decente del que dispuso para su anterior película (con humanos) Peter no podía fallarnos y aquí nos ofrece vísceras, amputaciones, líquidos corporales varios, casquería andante y amenazante, un bebé zombie (de lo mejor del film), una enfermera ninfómana, un sacerdote karateka, un mono-rata llegado de Sumatra, una madre dominatrix convertida en un monstruoso engendro, y un largo etcétera digno de ver.
La primera parte de la película nos lleva a la isla de Sumatra donde un grupo de exploradores está intentando hacerse con un ejemplar de Mono-Rata para llevárselo al zoológico de la ciudad donde más adelante se centrará la historia. El resto de la acción transcurre en Wellington (Nueva Zelanda, como no...) donde vive Lionel Cosgrove. Lionel es un treintañero que vive controlado constantemente por su malvada madre, Vera Cosgrove. Un día, cuando va a comprar a una pequeña tienda, Lionel conoce a Paquita y a partir de ahí empieza su historia de amor y muerte.
Su primera cita les llevará al Zoo donde serán espiados por Vera en todo momento. Mientras los dos enamorados pasan sus primeras horas de noviazgo, un despiste hará que Vera sea mordida por el Mono-Rata. A partir de aquí empieza el espectáculo.
Hay escenas realmente asquerosas. Un ejemplo sería la escena de la comida en casa de Lionel donde Vera primero pierde la oreja en el pudding y luego salpica con pus el postre de uno de los invitados. La primera vez que la vi tuve que dejar de mirar.
Y escenas muy divertidas como en la que Lionel saca a pasear al bebé zombie en un cochecito debidamente acondicionado por el parque. De hecho el resto de escenas donde sale el bebé son muy graciosas.
Sobre las intrepretaciones, un aprovado justito pero es que en esta película son lo de menos. Apuntar que la actriz que interpreta a la madre aparecería 2 años después en Criaturas Celestiales (interpretando a una maestra de la escuela donde acuden Pauline y Juliet) y que Peter Jackson como ya es habitual hace un cameo.

3 Comentarios:

Blogger Sick said...

Divertida, sangrienta, ocurrente, gore. Está en mi top 10 sin duda.

19:06  
Blogger bobjop said...

buen comentario, yes. nunca está de más reivindicar la obra maestra de Peter Jackson.
a mi parecer, intentó adaptar su estilo burro a los yankis con aquella de los fantasmas de Michael J. Fox pero no cuajó. y por eso dejó domesticarse a la primera de cambio(un caso parejo al de nuestro A.Segura)
estos freaks no tienen dignidad...

un saludillo cariñoso
y felicidades por el blog,

13:50  
Blogger LV-426 said...

Ya perdí la cuenta de las veces que la vi. Gamberra, brutal, visceral...quien a visto a Peter Jackson y quien lo ve! xD

11:30  

Publicar un comentario

<< Home