free hit counters
Gateway Computer
Free Hit Counters

10 diciembre 2005

Requiem for a dream (2000)


Esta adaptación de una novela de Hubert Selby Jr. y segundo largometraje de Darren Aronofsky me parece una absoluta obra maestra.
Empezamos fuertes lo sé pero es que es así, quién pueda llegar a digerirla sabrá apreciarla como lo que es, una película de culto. Si la primera que rodó, Pi, no me pareció nada del otro mundo (tengo que volver a verla, lo sé), ésta es simplemente una de las mejores películas que he visto en los últimos 5 años
Nos cuenta la historia de 4 personajes enlazados entre sí; Sara Goldfarb (Ellen Burstyn TREMENDA) es una ama de casa sesentona que vive encerrada en su minúsculo piso pasando las horas delante del televisor. Harry Goldfarb es su hijo que solo la visita para robarle la tv y poder empeñarla por unos pocos dólares. Los otros dos personajes son Tyrone y Marion, el amigo y la novia de Harry.
La película rueda entorno a las adicciones de los protagonistas y nos empieza mostrando sus sueños (Marion, por ejemplo es el sueño de Harry, él mismo se lo dice en una escena de la película) para terminar conviertiendolos en sus peores pesadillas.
Rodada magistralmente cada una de las escenas nos llega a transmitir las sensaciones y sentimientos de los personajes a través de la pantalla. Nos hace estremecer con las alucinaciones de Sara en su comedor, con el mono de Tyrone mientras permanece encerrado en su celda, nos hace sentir asco, el mismo que siente Marion cuando se acuesta con su psiquiatra para conseguir su dinero... En definitiva sentimos lo que ellos sienten en nuestras propias carnes de principio a fin y salimos del cine totalmente desencajados después de haber aguantado los 102 minutos de metraje.
Decir que la pareja protagonista está muy bien elegida (a mi gusto claro), ya no solamente a nivel interpretativo sino también visual, los dos bellísimos.
Es tan perfecta que incluso tiene una banda sonora digna de mención. Compuesta por Clint Mansell nos acompaña y nos acerca aún más el espíritu del film.
El compositor ya trabajó con Aronofsky en Pi y lo vuelve a hacer en la última película del director: The Fountain (aún no estrenada, la esperamos con muchas ganas para 2006).

2 Comentarios:

Blogger Javi said...

La tengo pendiente de revisión. En su día me pareció una buena película con cosas tremendas, con unas actuaciones (Ellen Burnstyn entre otras) fantásticas pero que no llega a obra maestra ni mucho menos. O eso me pareció entonces, igual ahora la veo y me rindo ante la peli. Reconozco que me costó acabar de verla, los minutos finales son... permitanme la expresión: insoportables :P

Aronofsky es un director de una calidad asombrosa, en Pi ya daba señas de lo grande que puede ser, técnicamente hablando, en Requiem for a Dream lo confirmó y The Fountain puede ser uno de los films del año.

Por cierto, te felicito por tu crítica.

Saludos

21:51  
Blogger Sick said...

The Fountain... resulta divertido leer posts algo oldfashioned, es como viajar al pasado. O como poseer el poder de ver el futuro. Auguro un peliculón con The fountain.

18:31  

Publicar un comentario

<< Home