free hit counters
Gateway Computer
Free Hit Counters

05 octubre 2006

Saga Viernes 13

Dice la leyenda que hace años, durante unas vacaciones en un campamento de verano, un niño murió ahogado en un lago mientras los monitores que debían encargarse de él pasaban su tiempo ocupados en otro tipo de actividades. El campamento se llamaba Crystal Lake y el niño Jason.

De siempre hemos tendido a relacionar la figura de Jason con el psicópata que vió nacer la saga sin pararnos a pensar que, en un principio, el asesino del campamento no fué Jason sino su madre, la señora Vorhees quién, ofuscada por lo que le había ocurrido a su retoño, volvió a Crystal Lake para vengarse.

Es después de la primera entrega cuando ya nos centramos en él, que vuelve del lago para cargarse a todo quisqui. Alice (Adrienne King) tiene el dudoso honor de ser la primera víctima. Ella fué quién decapitó a la sra. Vorhees mientras Jason yacía sumergido en las cristalinas profundidades (Viernes 13 - 1980)

Toda saga que se precie tiene unos elementos comunes distintivos que hacen ser a su asesino genuínamente auténtico. En este caso habría tres que subrayar:

El primero de ellos, la música que acompaña, incansable, cada uno de los planos. Ese ya mítico "Kill Kill, Die Die" y esas cuerdas de violín acuchilladas por su arco.

El segundo y más significativo, a mi entender, es, de lejos, la máscara de hockey que usa Jason para esconder su pútrido rostro. Lo que mucha gente no sabe es que éste elemento no apareció hasta la tercera entrega (Viernes 13 Parte III - 1982) ya que en la anterior la cabeza de Jason iba metida en un saco atado a su cuello con un cordel con un orificio a la altura de uno de sus ojos. Imagen bastante lamentable. Por eso me parece un gran acierto que alguien decidiera convertilo en un corpulento e inmortal portero de hockey.

Por último, si cerramos los ojos e intentamos dibujar mentalmente una imagen de Jason empuñando un arma, la mayoría de las veces lo haremos con un machete bien sangriento y afilado. Éste sería el tercer y último elemento propio de la saga. Sin embargo, en varias de las entregas solemos verle empuñando desde un martillo hasta una horca pasando por multitud de inverosímiles artefactos que en sus manos se hacen letales.
La verdad es que en algunas ocasiones (véase Viernes 13 Parte V: Un nuevo comienzo - 1985 o Viernes 13 Parte VI: Jason Vive - 1986) se hace mucho más ameno el enumerar la variedad de armas que va usando que el argumento de la cinta en sí. Nulo, todo sea dicho, en la mayoría de las entregas.

Aunque así sea, la saga se ha convertido en todo un fenómeno y hasta la fecha hemos podido disfrutar con Jason durante diez películas, once si añadimos su cara a cara con otro psicópata del que hablaré algún día, Fred Krueger.

Pese a la baja calidad de la serie es obligado para todo amante del cine de terror ver almenos la primera de las once películas. Ah, y no os dejéis engañar, aunque consigan acabar con él en cada cinta, Jason, de una forma u otra, siempre vuelve.


4 Comentarios:

Blogger Haleth said...

¡Plas!¡Plas!¡Plas!¡Plas!¡Plas!¡Plas!
Me ha encantado tu post, espero que nos deleites tambien con uno sobre la calle olmo.
Muy bien resulto lo del orificio :P

16:26  
Blogger Gemma said...

Gracias gracias! XD

17:21  
Blogger octopusmagnificens said...

Yo por increíble que parezca todavía no he visto ninguna.

22:55  
Blogger Javi said...

ni yo (y si la he visto no me acuerdo).

Creo que vi algo de la primera hará años, pero es que no me acuerdo de nada nada.

Las secuelas pintan mu malas, eso si.

Un saludo y enhorabuena por el post.

07:40  

Publicar un comentario

<< Home